La actividad física también es posible para personas con movilidad reducida

La actividad física también es posible para personas con movilidad reducida

Las personas mayores o con algún tipo de enfermedad o trastorno que tienen una movilidad reducida también necesitan estar físicamente activos, por mucho que esto suponga un obstáculo difícil de salvar para estas personas. En nuestro país hay 2,5 millones de personas con movilidad reducida, y de ellas, 1,8 millones necesitan ayuda para salir de sus casas, y es precisamente para estas personas que el ejercicio físico se convierte en una herramienta fundamental para que su salud no se deteriore aún más y puedan ganar calidad de vida.


En Asistencia Médica en Casa disponemos de un equipo de profesionales que pueden brindar a este tipo de personas ejercicios sencillos y de bajo impacto para que estas personas puedan realizar actividades físicas dentro de sus limitadas posibilidades y con toda la seguridad necesaria para que no sufran ningún daño o lesión, y con el objetivo de fortalecer los músculos de las extremidades superiores e inferiores, así como aumentar la flexibilidad o mejorar el sistema cardiovascular.


Nuestros profesionales trabajan con sus pacientes cultivando una actitud positiva hacia el ejercicio físico, que es el primer paso para poder realizar cualquier actividad física: creer que es bueno para nosotros y que lo necesitamos para estar bien. Una buena forma de realizar actividades físicas de manera lúdica y sin riesgo para estas personas, es hacer actividades acuáticas, que son muy completas.


El deporte para personas con movilidad reducida, es una oportunidad de ocio, diversión y de mejora para su cuerpo y mente y existen multitud de ejercicios que ayudarán a estas personas a sentirse mejor. Aquí os explicamos algunos ejercicios que nuestros especialistas realizan con las personas que tienen a su cargo:
Ejercicios de brazos: manteniendo los brazos extendidos a ambos lados del cuerpo, se comienza a moverlos en forma de círculo hacia una dirección durante 30 segundos a un minuto, y luego se invierte la dirección del círculo durante el mismo período de tiempo. Repetimos varias veces seguidas, según las posibilidades de cada persona. También se pueden hacer movimientos hacia arriba y hacia abajo o hacia adelante y hacia atrás, e introducir pesas mientras se realizan los movimientos. Si hay posibilidad, también se puede usar una banda de goma para resistir al hacer estos ejercicios.

Ejercicios de piernas: también podemos realizarlos con una banda elástica o una banda de resistencia. Con los pies apoyados en el suelo, separados a la altura de las caderas y en un ángulo de 90 grados, envolvemos la banda alrededor de las piernas y las atamos justo debajo de la rodilla. Con la persona sentada derecha, se agarra del borde del asiento mientras comienza a alejar las rodillas una de la otra. Se harán 4 series de 60 segundos, descansando entre serie y serie 15 segundos.
Ejercicios de flexibilidad: si queremos aumentar la flexibilidad, podemos, por ejemplo, para estirar los brazos, subimos uno de ellos por encima de la cabeza, doblamos el codo de manera que la mano nos toque la nuca; mientras, con el otro brazo, estiramos el codo hacia atrás para extender el tríceps. Aguantamos unos 15-25 segundos, cambiamos de brazo. Repetimos dos veces.
Estiramientos: podemos realizarlos de forma sencilla sentados en nuestra silla, colocando ambas manos sobre la cabeza. Agarramos la muñeca izquierda con la mano derecha y nos inclinamos hacia la derecha para estirar el lado izquierdo del cuerpo. Aguantamos unas cuantas respiraciones, luego regresamos al centro y hacemos lo mismo hacia el otro lado, sosteniendo la muñeca derecha con la mano izquierda. También podemos hacer algunos giros de cabeza, simplemente girando en un círculo en una dirección durante unos segundos y luego invirtiendo el círculo para ir en la otra dirección.

Yoga: es un deporte perfecto de bajo impacto que sirve para estirar los músculos y aumentar su flexibilidad. Además, ayuda a relajar el cuerpo y la mente, reduce el estrés y la ansiedad y mejora el estado de ánimo.
Cardio: los ejercicios cardiovasculares en personas con movilidad reducida son importantes para su salud y bienestar en general. Se puede hacer cualquier tipo de ejercicio cardiovascular adaptándolo a las condiciones físicas de cada persona, incluso se podría hacer zumba sentado desde una silla, siguiendo los movimientos de los brazos y la parte superior del cuerpo mientras la persona está sentada.
Desde Asistencia Médica en Casa os animamos a que nos preguntéis por la realización de actividades físicas para personas con movilidad reducida, pues aunque parezca misión imposible, en realidad se puede llegar a realizar y mejorar notablemente la vida de estas personas. ¡Ánimo!