Fisioterapia: tu aliada contra la fibromialgia

Fisioterapia: tu aliada contra la fibromialgia

Si sufres de fibromialgia, nuestros fisioterapeutas de GomerMedi pueden ser tu aliado más importante para luchar contra ella y sus efectos en tu cuerpo. Y es que con nuestros fisioterapeutas puedes ayudar a controlar los síntomas que esta enfermedad crónica produce en las personas que lo padecen, esto es: dolor, cansancio y trastornos del sueño, promoviendo la relajación y el aumento de la flexibilidad muscular. Te recomendamos sesiones de 2 a 4 veces por semana para conseguir resultados lo más pronto posible.


Para poder combatir la fibromialgia de forma adecuada, nuestros expertos fisioterapeutas realizan con sus pacientes ejercicios de estiramiento que ayudan a conseguir altos niveles de relajación mejorando la circulación sanguínea, la movilidad y la flexibilidad muscular. Como ejemplo, un buen ejercicio de estiramiento es tumbado boca arriba, flexionar las rodillas junto al pecho, manteniendo esta posición durante alrededor de 30 segundos, y luego flexionar las rodillas hacia el lado derecho mientras se gira la cabeza hacia el brazo izquierdo, que debe estar extendido en un ángulo de 90 grados con respecto al cuerpo, manteniendo esta posición alrededor de 30 segundos, para luego repetir el mismo ejercicio realizándolo al contrario.

También nos podemos valer de la hidroterapia, también llamada fisioterapia acuática o acuaterapia, con ejercicios dentro de una piscina con agua a una temperatura de alrededor de 34 ºC, con la ayuda de un fisioterapeuta. En el agua podemos hacer ejercicios de mayor amplitud, reduciendo el dolor y la fatiga y mejorando la calidad del sueño. Con esta técnica se logra el fortalecimiento de los músculos, el aumento de la amplitud de las articulaciones, la mejoría del funcionamiento cardiorrespiratorio y de la circulación sanguínea y la disminución del dolor y el estrés.
Por supuesto, los masajes profesionales de nuestros fisitoterapeutas ayudan con la relajación muscular, consiguiendo que estas personas tengan una mejor calidad de sueño, puedan combatir la fatiga y vean disminuido el dolor que padecen. A estos masajes se añaden dispositivos de electroterapia, como el TENS o la biorretroalimentación (biofeedback), que también pueden ser utilizados para reducir el dolor en los puntos dolorosos de la fibromialgia y mejorar la circulación.


Si a todas estas técnicas se suma por parte del paciente hacer una actividad física moderada como caminar, hacer pilates, natación, salir en bici, etc, los resultados aún pueden ser mejores, ya que todos estos ejercicios favorecen el buen funcionamiento cardiorrespiratorio, disminuyen el dolor, mejoran la calidad del sueño y fortalecen los músculos, combatiendo la fatiga y el cansancio.

Si tú o alguien de tu familia sufre de fibromialgia, o crees que podría sufrirla, ven a visitarnos, y haremos un diagnóstico completo y profundo para determinar si es o no fibromialgia y comenzar con una serie de tratamientos y sesiones que otorguen mayor calidad de vida. ¡Te esperamos!